Los 5 secretos para el buen mantenimiento de tu tapicería náutica

Te contamos los 5 secretos para el buen mantenimiento de tu tapicería náutica, ¡muy atento!

Mantenimiento tapicería náutica

Los 5 secretos para en buen mantenimiento de tu tapicería náutica

 

Los tejidos que más nos encontramos en tapicería náutica son las lonas acrílicas y el Pvc. Son tejidos muy resistentes y preparados para las condiciones que climáticas que nos encontramos en el mar, pero podemos ayudar a su durabilidad y su buen aspecto con algunas tareas de mantenimiento fáciles y muy útiles.

Teniendo en cuenta esto, ¡hoy te contamos algunos secretos para el cuidado de las lonas de tu embarcación!

Mantenimiento que puedes hacer tú mismo

  • Lavado con agua fría: Así evitarás que se encojan las lonas. Recuerda que van resinadas para impermeabilizar y además, los hilos náuticos están tratados con ceras especiales.
  • Vaselina en los broches: Los broches americanos se sulfuran debido a la sal y al sol. Pon vaselina, es económico y te sorprenderás de cómo alargarán su buen estado. Puedes utilizar la vaselina que se vende en las propias farmacias.
  • Agua dulce y vaselina en las cremalleras: A pesar de que deben ser de material PVC para evitar que se oxiden o sulfuren, también necesitan su mantenimiento. Al igual que los broches, con un poco de agua dulce y vaselina… ¡verás que abrirán y cerrarán como el primer día!

Todos estos procesos los puedes llevar a cabo tú mismo siempre que lo consideres. Los materiales utilizados para realizar tapizados náuticos están específicamente pensados y tratados para su durabilidad en exterior y en contacto con el agua y la humedad.

Mantenimiento que puedes hacer tú mismo

No obstante, es aconsejable que, en determinados casos, sean profesionales de la tapicería los que te ayuden con el mantenimiento:

  • Repaso con hilos profesionales: En muchas ocasiones, al ver nuestra tapicería algo deteriorada, pensamos que debemos renovarla por completo pero no necesariamente es la solución. Simplemente con lavar la lona (recordemos que siempre agua fría) y dar un repaso a hilos, algún cambio de cremalleras y algún refuerzo extra (sobre todo después de épocas ventosas) tendremos nuestra tapicería preparada para aguantar un tiempo más cumpliendo con su cometido y en buenas condiciones.

Eso sí, os recomendamos que acudáis a un lugar especializado para realizar estas tareas puesto que conocerán cuales son los materiales (hilos resinados, cremalleras de PVC, broches inoxidables, etc) y como incorporarlos a la tapicería para que tengan la resistencia y durabilidad necesaria. No usarlos, puede cargarse un buen producto, ¡y sería una pena!

  • Reposición del cristal náutico: A pesar de ser un PVC especial y con un tratamiento específico para que los rayos del sol no lo amarilleen, el tiempo y las condiciones de la mar no perdona. Si repasando tu embarcación ves que el estado de tus cristales no es el deseado, no te lo pienses y cámbialos, no es necesario hacer una lona nueva como mucha gente piensa, se pueden sustituir los cristales por un PVC nuevo conservando la lona intacta. Es un detalle que puede afear innecesariamente tu embarcación.

 ¿Tienes algún truco más para compartir con nosotros? ¡Cuéntanos!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad